Jefes o Líderes | Qué es más recomendable para el éxito

Jefes o Líderes, la Gran ventaja que tienen los empleadores y líderes amigables. Por Tomás Noé

La forma amigable de los empleadores para motivar activamente a su personal de trabajo son unas de las grandes formulas de éxito de las empresas del milenium que gozan de prosperidad y crecimiento.

Ser Jefes o Líderes

Hay aparentemente incontables métodos y teorías que varían e incluso contradicen sobre cómo lograr un estado sólido y consistente de motivación de los empleados en el lugar de trabajo.

Jefes o Líderes por Tomas Noé

Jefes o Líderes por Tomas Noé

La verdadera pregunta que nos preocupa, sin embargo, va más allá de una simple visión de la motivación básica, y de un análisis a fondo de los Estados fundamentales y de las causas de quien está motivado activamente.

La motivación misma es un resultado; necesitamos discernir lo que subyace a la superficie para llegar a la causalidad.

Por ejemplo, entre los resultados más deseados de un empleado verdaderamente y consistentemente motivado — tanto para directivos como para ejecutivos — se incrementa la productividad.

¿Cómo se puede lograr esto con cualquier grado de consistencia?

En esta pieza, discutiremos paradigmas chocantes de viejas y nuevas prácticas comerciales, los modelos actuales que reciben el mejor respeto, y los más viejos que son los más firmes, y tal vez erróneamente, defendidos.

 

La vista directa

De acuerdo con un estudio de Gallup de febrero de 2017, sólo más de la mitad de todos los empleados de Estados Unidos están buscando activamente, o abierto a, nuevas oportunidades de trabajo.

Es seguro decir que esto es una reflexión directa sobre el estado actual del compromiso de los empleados en muchos lugares de trabajo. Algunas de las razones más comunes citadas para seguir adelante son:

  • Edición (es) con Gerente/Administración
  • Buscando un mejor ajuste de trabajo
  • Necesidad de una cultura empresarial más deseable
  • Búsqueda de mejores perspectivas de crecimiento (incluyendo salario y beneficios)

Desde esta perspectiva inequívoca, hay una pregunta que debemos plantearnos:

¿es posible que la inmensa mayoría de los empleados, a todos los niveles, sean meramente perezosos o desproporcionados? En cambio, tal vez, los paradigmas de gestión necesitan un ajuste atrasado.

De cualquier manera, algo, en algún lugar, está muy mal.

Ahora, bajo modelos actuales, podemos adquirir fácilmente algunos consejos inmediatos para mejorar algo la situación:

  • Recuerde que un individuo educado necesita ser contratado a un nivel al menos en algún lugar cerca de su grado de intelecto; un trabajo que cae por debajo de este estándar inevitablemente va a producir aburrimiento.
  • Tenga en cuenta que la microgestión agresiva es tan hostil al empleado productivo y feliz como es un zorro en un gallinero.
  • Un sentimiento de inseguridad — de ser prescindible — va a hacer para un empleado alienado y descontento, en cualquier nivel. Tome medidas para tranquilizar a la gente de su valor y lugar.

 

La cultura de trabajo correcta para decidir ser jefes o líderes

Bajo un enfoque directo y sin ambigüedades (conocido clásica y coloquialmente como el enfoque de la zanahoria y el palo), el status quo de larga data siempre ha sido la fórmula siguiente: incentivo más recompensa equivale a un aumento de la productividad.

Y por supuesto, ¿por qué no? Tiene un sentido perfectamente fundamentado, incluso en la medida en que esta metodología fue aceptada tan fundamentalmente y apenas cuestionada en absoluto, casi de nuevo a la creación de la propia era industrial, tal vez, incluso más allá.

Sin embargo, una serie de investigaciones modernas ha arrojado una contraindicación flagrante e irrefutable sobre este paradigma de larga aceptación.

Quizás el más conocido entre ellos es el trabajo de la sociedad real para el estímulo de las artes, de las manufacturas, y del comercio (RSA), que tiene una declaración de la misión del 260-years-and-Counting que rodea el enriquecimiento de la sociedad a través de ideas y de la acción.

El RSA produjo un vídeo excepcionalmente bien investigado (aunque intencionalmente fácil de asimilar) que expresaba sus conclusiones al examinar la esencia de la motivación en el lugar de trabajo que, naturalmente, va mucho más allá de lo que se percibe en primer lugar.

La investigación de RSA profundiza en aspectos de la sociología, la psicología y la economía — fundamentos que forman y moldean los aspectos de las aspiraciones, el desempeño, el compromiso de una persona y todas esas tangentes vitales que se combinan para formar motivación.

Si bien toda una serie de artículos podría ser — y de hecho han sido — dedicados a la investigación y conclusiones del video de RSA en cuestión, he aquí un breve resumen: los viejos paradigmas son demostrable e inequívocamente erróneos. Nos han descarriado en hábitos y sistemas contraproducentes.

Si queremos que el casi 90% de aumento en la producción y el valor que produce un empleado contratado, tenemos que decidir hacer algunos cambios intencionales, decidir si ser jefes o líderes.

 

Una y otra vez, la investigación muestra que los empleados quieren:

  • Ser tratados como individuos
  • Por su trabajo tener algún impacto positivo y medible en la vida de los demás
  • La sala y el espacio para crear e innovar
  • Ser respetado y valorado

No hay sub ventas que digan que la mayoría de las empresas incluso en las ciudades y mercados más progresistas caen en las estructuras que no funcionan rotundamente.

Lo que es menos fácil es tomar todo esto y reestructurar su negocio, su cultura, sus sistemas jerárquicos, y su estructuración departamental, en un ambiente que fomente la motivación genuina.

Es viable cambiar el enfoque de empleador a líder?

Nunca es fácil determinar una solución de cobertura completa en una sesión sentada y puede ser extremadamente difícil trazar el rumbo correcto hacia adelante para una empresa en particular y su cultura laboral.

Pero lo que sí sabemos es que pocas cosas son más importantes para empezar a trabajar y lograr grandes resultados con un jefe motivador, he allí la diferencia entre jefes o líderes.

Leave a Reply